jueves, enero 24, 2008

De ciencia y políticos

Bueno, siguiendo con la extraña mezcla de periodismo científico y petardeos varios de este blog, ahí va mi última columna en Madri+d (es que ahí nadie me comenta y me da penita):


LA CIENCIA DE LOS CANDIDATOS


¿Qué se sabe de los planes que tienen los aspirantes a la presidencia de Estados Unidos para fomentar –o no – la ciencia y la tecnología, en caso de ser elegidos? Más bien poco. Muchos habrán oído a hablar de que dos de los principales candidatos republicanos, Mitt Romney y Mike Huckabee, afirman que no “creen” en la teoría de la evolución. Aparte de esto, casi todos los aspirantes a la presidencia de Estados Unidos han manifestado su posición respecto al calentamiento global y la experimentación con células madre. Pero las políticas científicas concretas que los candidatos planean llevar a cabo – y el dinero que piensan dedicarles – siguen siendo un misterio insondable.


El pasado diciembre, este vacío en los debates políticos hartó a un grupo de científicos y ciudadanos dedicados a otras profesiones (pero encariñados con la ciencia, se supone). Ni cortos ni perezosos, iniciaron una campaña on-line para solicitar que los candidatos participen en un debate centrado exclusivamente en temas de ciencia y tecnología.


“La mayoría de los retos políticos que el próximo presidente de Estados Unidos va a tener que afrontar están relacionados con la ciencia y la tecnología: cambio climático, pandemias, privacidad de datos, la salud de los océanos…,” afirma Shawn Lawrence Otto, uno de los miembros del comité organizador de la campaña y voluntario a tiempo completo.


Otto no es científico, sino guionista de cine (su guión más famoso hasta la fecha es el de “Casa de arena y niebla”, con Ben Kingsley y Jennifer Connelly en el reparto). Pero considera que la inversión en ciencia y tecnología es esencial para que la economía del país. Una economía que anda de capa caída.


La campaña se ha difundido gracias a algunas editoriales en prensa y el apoyo recibido por varios famosos bloggers científicos estadounidenses. Uno de éstos, el físico Sean Carroll de Cosmic Variance, bromeaba: “El único inconveniente que se me ocurre es que el candidato republicano expresará su escepticismo sobre la evolución, el calentamiento global y el heliocentrismo, y la imagen que el mundo tiene de Estados Unidos se hundirá todavía más”.


Pero a los organizadores de la campaña no les importa que los candidatos se pongan en ridículo, sino que pongan sus cartas sobre la mesa, para que así los votantes sepan a qué atenerse. “Ellos me están pidiendo mi voto, así que es lo mínimo que yo les puedo pedir a ellos”, afirma Otto.


Aunque sólo lleva mes y medio funcionando, la iniciativa ya ha recibido el apoyo de 20 premios Nobel, una veintena de miembros y ex miembros del gobierno, decenas de líderes de organizaciones científicas (incluyendo a Craig Venter, uno de los padres del desciframiento del genoma humano), presidentes de universidades y otros líderes académicos y científicos, industriales, editores y periodistas de revistas científicas como Science, Nature y Scientific American. Además de estos personajes, más de 8.200 personas habían firmado la petición a 21 de enero.


Con semejantes “pesos pesados” del mundo científico apoyándoles, los organizadores creen que su iniciativa lleva las de ganar. Pero Otto explica que la campaña no ha lanzado todavía ninguna propuesta formal a los candidatos (aunque asegura que algún que otro asesor de ciertos aspirantes a la presidencia ha mostrado su interés de manera informal). Antes, los organizadores quieren determinar dónde y cuándo se debería llevar a cabo el debate. De momento, dos de las principales asociaciones científicas estadounidenses, la American Association for the Advancement of Science y la National Academy of Science, se han subido al carro de la campaña y podrían ser los anfitriones del debate.


Mientras tanto, para aquellos curiosos que no pueden esperar, algunas publicaciones científicas, como Grist y Science, han intentado recopilar todas las declaraciones sobre temas científico-tecnológicos que los candidatos a la presidencia de Estados Unidos han ido desgranando en sus múltiples actos electorales.


Y a todo esto, yo me digo… ¿no estaría bien tomar ejemplo de los americanos y animar a los españoles a exigir a Zapatero y a Rajoy que debatan a fondo cuáles son sus propuestas para estimular la I+D en España?

4 comentarios:

Mario dijo...

¿Crees que a los votantes en España les importa un carajo lo que piensen los políticos de la ciencia y tecnología? Yo creo que por desgracia no

MJ dijo...

Bueno, Mario, ponte a sumar los sectores de gente que podrían estar interesados en saber: científicos + gente interesada por la ciencia (que haberlos, haylos) + empresarios que apuestan por la I+D... Yo creo que sube a un número respetable, no?

Mario dijo...

Pero apuesto a que en la caza del votante lo que marca la diferencia es cualquier cosa aparte del presupuesto en I+D

En todo caso funcionaría si hablasen, por ejemplo, de lo que opinan del cambio climático, como ahora si respiras fuerte eres un monstruo contaminante... XD

Talita dijo...

Bueno, entre la visión más pesimista (que en parte comparto) y la de un entusiasmo propio de quien no tiene experiencia en hacer cosas de estas, ¿Cómo se podría hacer algo así?, ¿una campaña por mail, haciendo un blog, una página web?. Me parece una idea muy buena MJ, muy necesaria y no imposible. ¿Cómo se podría hacer?