miércoles, octubre 17, 2007

Secretos

("La gente cree que llevo la muerte de mi padre muy bien, cuando en realidad, simplemente pretendo que él nunca existió")

Ésta fue una de las postales que más me impresionó la primera vez que visité la web de PostSecret, hará un par de meses. Desde entonces, vuelvo a visitarla cada domingo para obtener mi dosis de postales con secretos, estoy totalmente enganchada. Me hacen reír, me encogen el corazón, me provocan repulsa... pero indiferente no me dejan nunca.

Así que cuando me enteré de que el alma detrás del proyecto PostSecret, Frank Warren, venía a Santa Cruz a presentar el último libro recopilatorio de postales, lo apunté bien apuntadito en la agenda (sino me olvido, soy un desastre) y por fin este martes, desafiando la lluvia, le fui a ver. El tipo es un crack: te puede gustar más o menos el mensaje súper positivo que vende de que en el fondo, en el fondo, todos somos buenos y todo va a salir bien (a mi amiga mexicana le irritó un poco. Aunque como le dije a Barbara: al fin y al cabo, el tipo es estadounidense... y además te está vendiendo un producto), pero es un conferenciante genial. Tuvo a la audiencia en la palma de la mano durante la hora y pico que duró la presentación.

Warren explicó cómo empezó su proyecto: él era un pequeño empresario, pero hace tres años se le ocurrió imprimir unos cuantos centenares de postales en blanco, con instrucciones en la parte de atrás que invitaban a la gente a usar la postal como un lienzo para expresar su secreto mejor guardado. "Tu secreto puede ser algo de lo que te arrepientas, un miedo, una traición, un deseo, una confesión o una humillación infantil. Revela lo que sea, mientras sea verdad y nunca lo hayas compartido con nadie", instruía la postal en blanco.

A continuación, Warren, ni corto ni perezoso, se lanzó a las calles de Washington DC a repartir sus postales. La gente le miraba como si fuera un loco, y algunos le decían, muy estirados, "¡pero si yo no tengo nungún secreto!". "En esos casos, me aseguraba de que se quedaran con una postal, porque seguro que éstos eran los que tenían los secretos más interesantes", comentó Warren. Poco a poco, empezaron a llegar a su buzón postales con secretos, que exhibió en una exposición. Pero una vez acabada la exhibición, las postales siguieron llegando al buzón del buen hombre, y cada vez desde más lejos, y ni siquiera se trataba de las postales en blanco originales... El proyecto había tomado vida propia, y Warren decidió empezar la web. Hoy en día es una de las páginas más visitadas de Internet: las postales se renuevan una vez a la semana (domingo), en grupos de veinte. Warren explicó que recibe un millar de postales por semana, selecciona dos decenas "que abarquen todo el espectro de las emociones humanas" y el sábado por la noche se lo pasa en el sótano de su casa, organizando y volviendo a organizar el orden de las postales elegidas hasta que se queda satisfecho. Cuenta que a veces su mujer y su hija intentan despistarle y colar una postal de elaboración propia, las muy pilluelas... pero que no cuelan.

En el turno de preguntas, por fin le pude pedir a Warren que me resolviera una duda que me reconcomía: ¿por qué permitió una vez, durante una semana entera, que los lectores del blog comentaran sobre las postales? (normalmente la opción de comentarios está desactivada) Aquello me irritó mucho, porque en general la gente dejó comentarios muy desagradables y estúpidos. Había esa semana una postal sobre un aborto que recibió críticas bestiales (de "arderás en el infierno" para arriba), pero la que peor parada resultó fue la autora de esta postal:


La postal reza: "Hice a mi gato beber lejía para así poder ver otra vez a mi guapo/a veterinario/a". La que se armó: los comentaristas prácticamente comparaban al autor con Hitler. En cambio, poca gente se dedicaba a dejar mensajes de ánimo al autor de una postal que indicaba que tenía ganas de suicidarse, por ejemplo. Total, que a mí los comentarios me deprimieron y me pareció que le quitaba todo el sentido al proyecto (un lugar donde la gente puede sacarse de encima su secreto y quedarse a gusto sin que nadie le juzgue).

La respuesta de Warren a mi pregunta fue interesante. Dijo que había activado la opción de comentar simplemente como un experimento, y que decidió hacerlo precisamente esa semana justamente por la postal del gato. Y es que se ve que cuando publica una postal relacionada con crueldad contra los animales, es cuando más mails indignados recibe. Así que quiso mostrarle a los lectores qué tipo de feed-back recibe cada semana, y a la ver observar cómo interaccionaban los lectores entre sí a través de los comentarios. Curioso. También afirmó que gracias a que alguna gente criticó a los que dejaban los comentarios más duros, los comentadores se fueron suavizando a los largo de la semana, aunque eso yo no lo vi tan claro. De cualquier manera, me gustó el espíritu curioso de este señor.

Acabo con una curiosidad: ¿cuál es el secreto que PostSecret recibe más a menudo? No tiene que ver con el amor, ni el sexo, ni ningún miedo en concreto. Es...

"I pee in the shower" (me meo en la ducha)

Y aquí os dejo el vídeo explicativo del proyecto PostSecret, que me parece una preciosidad (con una canción de Sia, "Breathe Me").




5 comentarios:

MM de planetamurciano.tk dijo...

Ni idea de la existencia de este señor, y desde la página hasta su respuesta me parecen muy, muy interesantes.
Ke fuertes las postales, de verdad....

Jordi Ruiz dijo...

Curiosos estos americanos, les importa más la vida de un gato que la vida de una persona.
Menuda escala de valores :-(

Saludos y felicidades por tu blog

Cris M. dijo...

yo creo que si lo hicieramos en cualquier otro país, pasaría lo mismo.
es un experimento interesante..Y bueno, la milà ni postalitas ni nada, lo deja ir en directo por al tele, jaja

Talita dijo...

No conocía esta web, le faltan postales en español o en otros idiomas, ¿no? ¡tendremos que hacerle publicidad en europa!

defak dijo...

Excel·lent post, i aquest projecte és una troballa... Ja veuràs com d'aquí quatre dies en fan un Reality Show per la tele.