martes, octubre 16, 2007

Haciendo el guiri

Este fin de semana pasado me dediqué a hacer el guiri. En los últimos meses se me han ido de aquí bastantes amigos, así que tengo dos objetivos: 1) distraerme y 2) renovar el arsenal de amistades. Con estas finalidades en mente, me apunté el sábado a una excursión organizada por la Oficina de Estudiantes Internacionales. El destino: Point Lobos, un parque natural muy bonito una hora al sur de Santa Cruz.

La excursión empezó de manera muy curiosa: la guía, una californiana rubia-rubísima que parecía recién sacada de las girl scouts, nos llevó a la playa de Santa Cruz para que primero hiciéramos una ronda de presentaciones. Nos animó a formar un círculo y soltó la bomba: íbamos a presentarnos diciendo nuestro nombre, nuestro país de origen y a continuación... mostrar nuestro paso de baile favorito. Cágate lorito. Además, cada uno tenía que repetir nombre, nacionalidad y paso de baile de todos los que se habían presentado antes. Al principio creí que iba de coña, pero tras soltar esto, la tía, ni corta ni perezosa, se presentó y se marcó el baile de la gallina (si no lo conoceis, no os estais perdiendo gran cosa). No sé cuál es la explicación psicológica a esta extraña manera de presentarse; supongo que los americanos deben creer que una vez te has puesto en ridículo ante desconocidos ya es como si estuvieras en familia. Así que me dije "donde fueres haz lo que vieres" y me animé (por si os lo estáis preguntando: mi movimiento fue el de remover la sopa. No, no voy a colgar vídeos explicativos).

Tras esto, el resto de la excursión fue muy agradable. El problema es que la mayoría de estudiantes internacionales eran chiquilines de veintipoquísimos años, y yo me sentía un poco abuela. Pero creo que son paranoias que me dan desde que cumplí los 30. Conclusión: ahora tengo un montón de nuevos amigos undergrads en Facebook. Tal vez un día organice una cena y los invite, eran muy mejetes. Ahí va foto de grupo (faltan la japonesa, la sueca, el alemán, la de Singapur, la francesa y la guía):

Y el domingo hice todavía más el guiri: convencí a cuatro amigos (pobres...) para que se apuntaran a visitar el Festival de la Calabaza de Half Moon Bay (media hora al norte de mi pueblo). Resultó medio cutre (como todos los festivales pueblerinos, supongo). Pero... ¡qué grandes oportunidades fotográficas que ofrecía!

Calabaza gigante que ganó el segundo premio. Para fotografiarte con la calabaza ganadora tenías que pagar $12. Con ésta, la foto era gratis.

Joyería inspirada en calabazas. Elegante para cualquier ocasión.

¡Calabaza tallada espectacular!

Farmer Mike: ¡qué arte tiene este hombre tallando calabazas gigantes!

En fin, que el trabajo de Farmer Mike me motivó y voy a aprovechar que se acerca Halloween para comprarme una calabaza e intentar tallarla. Ya postearemos sobre los (muy probablemente desastrosos) resultados.

Más fotos del fin de semana aquí.

5 comentarios:

Mario dijo...

Tranqui MJ, que para la de años que tienes eres muy enrrollada ^^

MM de planetamurciano.tk dijo...

¿¿¿¿ Point Lobos??? M´ecanta ese nombre!!! Si existe un Point Lobas en el mundo, ese debe ser mi casa...

Ke fuerte me parece lo de pagas por fotografiarse con una calabaza, pero más fuerte me parece ke con 30 años ya se considere vieja...¡¡¡ Pos no le keda a usted na!!!

Hidalgo dijo...

No me puedo creer que no pagaras esos 12$... Con lo chula que hubieras quedado... además, la foto al lado del cartelito de "paga 12$" hubiera sido muy buena jajaja :).

No te preocupes por la edad... muchos chiquilines preferimos tener amigos grandullones que no a otros chiquilines ;).

Saludos

Chiringui dijo...

30 Años, quien los pillara...

El Chistes dijo...

hola que tal soy fernando,
quiero decirte que la edad es como se sienta uno por dentro y no cunato tienes por fuera.
un saludo desde Guadalajara jalisco Mexico.mi correo es nandos_bar@hotmail.com