lunes, agosto 13, 2007

Un año en Estados Unidos

Un día como éste, hace un año ya, estábamos unos cuantos becarios de la Caixa en una larguísima cola de facturación en el Prat, preguntándonos si pese a haber llegado al aeropuerto con más de tres horas de antelación, lograríamos embarcarnos en el avión que nos llevaría a Estados Unidos. El caos aeroportuario se debía a que, tres días antes, en el aeropuerto londinense de Heathrow habían interceptado a unos terroristas con explosivos líquidos en su equipaje de mano y desde entonces, las medidas de seguridad en todos los aeropuertos del mundo se habían disparado. Mis padres, que me habían venido a despedir al aeropuerto, se debían estar preguntando si al final me quedaría en tierra o no.


"Dios mío, ésta no se nos va de casa ni a la de tres"


Pero bueno, al final logramos subirnos al avión. Eso sí, sin equipaje de mano (no veas el mosqueo que llevaban aquellos que llevaban el ordenador portátil y otros objectos delicados en la bolsa de mano y tuvieron que dejarlo en tierra o (como hice yo), arriesgarse a facturarlo y que te lo destrozaran.


El vuelo no fue precisamente directo: Barcelona --> Madrid (donde por fin conocimos a los becarios del resto de España) --> Chicago --> Indianapolis. Al llegar allí, quince de los treinta y pico becarios que íbamos al curso de orientación de La Caixa en la Universidad de Indiana descubrimos que nos habían perdido las maletas. Yo fui de las afortunadas que perdieron no una, sino las dos maletas, con toda mi ropa y pertenencias dentro. Al menos me llegó la bolsa de mano con el neceser y un par de cosas más (que no se habían roto, menos mal), y tuve suerte que mis compañeras de viaje fueron compasivas y me fueron prestando ropa.


Contratiempos aparte, la semana de orientación fue magnífica (fotos aquí) y conocí a gente con la que espero mantener la amistad de por vida (¡os quiero, Caixeros!). Nos llevaron de aquí a allá, nos dieron un par de charlas sobre el "American way of life", nos cebaron como a cerdos y visitamos Bloomington e Indianapolis (Indiana) y Chicago. La despedida en el aeropuerto de Chicago, desde donde cada uno tomó un avión a su lugar de destino, fue agridulce. Por un lado, estaba la tristeza de despedirnos de los nuevos amigos, y la incertidumbre sobre lo que nos esperaba allá donde íbamos. Por otro lado, estaba la emoción de nuestras nuevas vidas en Estados Unidos...

Llegué a Santa Cruz el 20 de agosto de 2006 (mis maletas llegaron casi una semana después, tras muchísimas reclamaciones y llamadas telefónicas). Mi primer post lo escribí un mes después, y desde entonces he estado describiendo en este blog, con mayor o menor regularidad, lo que es mi vida en California. Cuando el blog cumpla su primer añito, prometo hacer una selección de mis posts preferidos.

6 comentarios:

Xavi Menós dijo...

Felicitats peque!!!!!!!

idp dijo...

:) Sip! Nois un any ja! Com ho celebrareu? comprem bengales i banderetes? :P Un petonet!

Mr.Celofan dijo...

¿ Lola también es becaria ?

Lula dijo...

Feliç aniversari!!

Alex Guerrero dijo...

Ostras, me he leido todo el texto y me has esbozado una sonrisa. Me siento incluso coparticipe del blog (creo que fui yo el que tomo la foto), y nunca me agradeceras suficiente haberte guardado un sitio en la cola de facturacion... en la peor cola posible, en la que nos obligaron a facturar los portatiles. :) :)

Afortunadamente Compaq es resistente. Besote y a ver como lo contamos el anyo que viene!!!

Amparo dijo...

Mari Jose,
Soy Amparo. el caso es que no me has mandado tu email y no te localizo.
Xavi, que ya me han hablado de ti. Voy para NYC el sábado y Alex Guerrero, yo creo que te tengo en friendster, no? jo, qué pequeño es el mundo!