domingo, octubre 08, 2006

Californians love their bumper stickers (2)

Tenemos un ganador. Y con muchísima ventaja, además. Esta mañana estaba volviendo a casa después de meterme un buen brunch entre pecho y espalda cuando he visto este coche y casi me he caído de la bici de la impresión. Así que he aparcado la bicicleta (sí, yo pedaleando; qué chiste. Pero de alguna manera he de evitar ponerme como una americana del MidWest, digo, como una foca). Qué artista el dueño de este coche. Es que no ha dejado ni un centímetro de la carrocería al descubierto. Todavía me pregunto por qué los californianos tienen esta necesidad de exhibir sus convicciones. Se aceptan vuestras teorías al respecto.

3 comentarios:

Soy un Terrapin dijo...

Yo creo que es una carencia afectiva, debido a la falta de carajillos y tapas de callos que hay por estas tierras. Llevo dos meses sin tomarme un carajillo y ayer mismo me entro un irrefrenable impulso de ponerme una pegatina en la frente reclamando tercera copa gratis ¡ya!, en los paises mas necesitados..

crístian dijo...

Ufff, jo crec que és perquè els californians són els més llatins de tots els nordamericans, i com ja saps els romans van ser els que es van inventar el concepte de "horror vacui". Per exemple.

[Bé, possiblement no sigui per això, sinó perquè els californians (igual que tota la resta de nordamericans) són una colla d'horteres i de cutres, però m'ha vingut al cap això de l'"horror vacui" y me he querido meter el moco y soltarlo aquí].

Per cert, aquest dissabte vaig fer els deures que m'havies posat ;-P. Espero que tu també els fessis, o almenys que ho intentessis... Más información en nuestros encuentros skyperos!

Daniel Fernández dijo...

Puede ser que tapar el coche con pegatas sea la forma de ocultar un coche feo, ¿no? ;) aunque el resultado...

Me gustan los blogs de la gente que nos contáis como es el mundo por ahí fuera. Gracias por ello.