martes, noviembre 20, 2007

Porque yo lo valgo

Mañana me voy a pasar cinco días a la isla de Oahu, en Hawaii, para celebrar el Thanksgiving por todo lo alto (la celebración del año pasado no estuvo nada mal, así que me veo obligada a intentar superarla). Voy con Pableras y otros seis amigos de Stanford, y se habla de hacer parapente, excursiones por parques volcánicos y submarinismo entre tortugas marinas, actividades a las que me pienso apuntar. Otras sugerencias que he descartado incluían surf (no, otra vez no) y salto en paracaidas (¿por qué me voy a querer tirar de un avión que funciona?).

No creo que este año haya pavo, pero sí habrá playa. Qué ganas tenía de tomarme un respiro...

7 comentarios:

uncnoun dijo...

Espero que te vayan bien las vacaciones.

Este es mi primer comentario. Descubrí este blog hace un par de semanas y lo sindiqué porque da la casualidad que mi hermana vive 3 o 4 días a la semana en Santa Cruz, CA (los otros días vive en Berkeley).

Tengo una duda importante: ¿El Jan de la foto del thanksgiving de 2006 es un físico alemán? (Si es así, el mundo realmente es un pañuelo)

Tengo buen recuerdo, entre otras cosas, del bar 99 bottles of beer on the wall.

MJ dijo...

Vaya vaya, sospecho que tu hermana es la ex novia catalana de Jan (físico alemán, sí, que ahora vive en Hamburgo), ¿me equivoco?

Ja ja ja, sí, el mundo es un pañuelo.

PS: Bienvenido al blog!

uncnoun dijo...

¡Efectivamente!

Mario dijo...

¡Confiesa MJ!
¡Los del SETI te pagan ese cacho de viaje para comprar tu silencio y que no sigas enseñándonos más aliens!

Te has vendido. Antes molabas... :P

MM de planetamurciano.tk dijo...

Pos ke usted lo disfrute bien y akí estaremos, esperando para su vuelta donde seguro ke nos pondrá los dientes largos.

yonosoyHillary dijo...

Muertecitos de envidia (de la sana) nos dejas...al menos a mi.

Me encanta eso del día de acción de gracias, supongo que por los días festivos...claro que aquí tenemos la Puri y la Consti, pero no es lo mismo, porque cuando les da por caer fatal, no rascamos nada.

Luis Camino dijo...

¡pero cuando vuelves!